12/21/2014

imparcialidad, objetividad, cientificidad, feliz navidad ...


Nota Relacionada

BASIA BULAT: TRES DISCOS IMPRESCINDIBLES.



flor de loto, yorke presidente

uno de los economistas propone sin ponerse colorado ( no se le nota) o " el problema es el gran consumo de aire acondicionados"


En este contexto, algunos todavía defienden las teorías del «derrame», 
que suponen que todo crecimiento económico, favorecido por la libertad de mercado, 
logra provocar por sí mismo mayor equidad e inclusión social en el mundo. 
Esta opinión, que jamás ha sido confirmada por los hechos, 
expresa una confianza burda e ingenua en la bondad de quienes detentan el poder económico
 y en los mecanismos sacralizados del sistema económico imperante
Papa Francisco

Yo cuando - sinceramente y para pasar después a lo importante 
- escucho hablar por ahí que hay que abandonar la agenda del crecimiento, 
la demanda y el consumo, y pasar a la agenda – como escuché a alguien, 
el otro día – de la productividad, la rentabilidad, la inversión, y después, 
recién, llegar a los salarios y no es que uno no tenga en cuenta ni la productividad,
ni la rentabilidad, que son muy importantes, 
a mí me suena mucho a maquillaje de la “Teoría del Derrame”.
Cristina

 
La productividad laboral de la industria aumentó 5,1% anual promedio 2002-2013, con creación de empleo, con lo que el valor agregado por trabajador en la industria se triplicó, de US$ 15.000 en el año 2002, a casi US$ 44.000 en el año 2013. Sin embargo, la inversión realizada y sobre todo en las grandes empresas, no aumentó la capacidad instalada y tampoco modernizó equipos.

A pesar de estos datos concluyentes , el equipo de economistas habituales de la derecha conservadora que con pocas excepciones entornan a los candidatos "que más miden" Massa, Scioli y Macri, insiste en que "la falta de productividad laboral y el salario medio medido en dólares" están en la base de la restricción externa modelo siglo XXI. 

Una nueva falacia histórica de las varias con que el establishment gorila enfrentó ( a sangre y fuego muchas veces) los proyectos popular - democráticos y pretende hoy - confrontando o infiltrando -meter reversa a todo lo actuado en materia macro económica y a sus implicancias internas, de grandes conquistas sociales, materializadas desde mayo del año 2003.

Leamos al respecto, dale?

La reforma de la Carta Orgánica del Banco Central, realizada en 2012, tiene pendiente en su aplicación una economía más dinámica y diversificada.

Horacio Rovelli Economista. 
Profesor UBA

En el año 2014 la actual administración de la situación económica del país aprendió que la devaluación significa transferir recursos del ámbito interno (trabajadores, productores, comerciantes, etc.) a los exportadores y a los que tienen ahorradas divisas, y que por eso mismo el PIB se cae, porque casi el 75% de lo que producimos va al mercado interno. También queremos suponer que aprendieron que para hacer una devaluación ésta debe ser la última (que nadie piense que se va a volver a devaluar), o en todo caso si se ajusta que dicho ajuste sea previsible y obviamente que responda a la relación empleo-producto-productividad-precios, cosa que evidentemente no se puede hacer cuando enfrentamos inconsistencias macroeconómicas (reflejada en los precios, en la tasa de interés, en los distintos tipos de cambio, etc.) originados por la no conversión de la mayor parte de los excedentes en inversión.

Los formadores de precios cuyos principales accionistas, ceos o testaferros están en los listados de clientes con cuentas no declaradas del banco HSBC de Suiza, del JP Morgan o cuanta entidad se investigue y tenga relación con la Argentina, y aseguramos que es así porque históricamente nuestros sectores dominantes han hecho del control del sector externo y de la fuga de capitales la fuente de su poder.

El gobierno de Perón con otro Estado, con otra población y en otro contexto, pudo ponerle límites a través del IAPI, pero lo hizo durante 10 –diez– años, luego se cobraron con creces tras la revolución libertadora de 1955. El gobierno de los Kirchner mal o bien con las retenciones y cierto control y regulación estatal pudo transferir recursos del sector externo a la población, con eso se expandió el mercado interno y crecimos en forma sostenida, hasta que al crecer más las importaciones que la producción y que las ventas al exterior, más la fuga sistemática de capitales, más los servicios de la deuda, generan la falta de divisas y otra vez a depender de las clases dominantes que controlan el sector externo y tiene fuertes posiciones en dólares.

Lo reseñado en el párrafo anterior es fácilmente comprobable en la historia Argentina, por ejemplo en los estertores del gobierno de Raúl Alfonsín, tenía que comprarle los dólares al precio que quisieron sus poseedores y de allí la brutal híper devaluación que significó la híper inflación de los años 1989-1991, donde el dólar pasó de valer en australes, que era nuestra moneda, A 37,62 el 6 de febrero de 1989 a A 10.000 el 1° de abril de 1991 que se inicia el plan de convertibilidad.

Pero las cosas cambiaron y por eso la importancia estratégica de los acuerdos de inversión y monetarios con China en primer lugar, y con Rusia, el resto de los Brics y en la región en segundo término. Esto es a los serios problemas en el frente externo se los supera al ampliar las relaciones comerciales, de inversión y financieras con el resto del mundo, que sumado a la caída internacional del precio del petróleo (donde las importaciones energéticas de nuestro país eran crecientes) mejoran notablemente la situación.

Este marco es empleado por el Gobierno para asegurar las variables para el año 2015, si bien es cierto que Brasil ajusta fuertemente en términos reales el valor de su moneda (siendo el más bajo de los últimos diez años), que Rusia también devalúa su moneda, y que esos y otros países tratan de mejorar su perfil externo abaratando en divisas sus productos (y encareciendo sus importaciones), en la magnitud en que lo hacen sin dejar de agrandar el problema de competitividad argentino, no logra revertir las perspectivas trazadas.

La actual administración de la economía argentina considera que regulando el precio del dólar y de los salarios va a poder controlar la situación evitando el desmadre de otros gobiernos constitucionales que no se suceden a sí mismos, dado que al controlar los salarios y el tipo de cambio se garantizan los actuales márgenes de ganancia de los formadores de precios (que son muy buenos, aunque a ellos les hubiera gustado que fueran mayores), y además se crea el marco propicio para que los planteos de adecuación de la estructura de costos y precios lo haga la próxima administración.

En ese sentido pensamos que las recientes elecciones y las medidas tomadas por el gobierno de Brasil son un espejo que adelanta lo que puede suceder en nuestro país. Esto es, después que Dilma Rousseff venciera en balotaje al candidato de los sectores empresariales, Aecio Neves, en lugar de volver sobre sus pasos y fortalecer el salario y el mercado interno, lo que hace al nombrar su equipo económico es poner en funciones a hombres que tienen como objetivo disminuir la expansión fiscal (que es el modo que se adoptó en Brasil y en nuestro país de expandir el consumo y la demanda), que acentúan la restricción monetaria para que sea la tasa de interés el mecanismo de ahorro y control de precios, y devalúan su moneda (beneficiando a los exportadores y a los poseedores de divisas).

Por ende, inferimos un año 2015 de transición, con un nuevo descenso en el nivel de producción, con un crecimiento de los precios mayor que el de la tasa pasiva de interés (menor que la activa para las empresas no formadoras de precios), éstos mayores que la evolución del dólar, éstos mayores que el de las tarifas, y éstos mayores que el promedio de aumento de los salarios, para que el gobierno que asuma el 10 de diciembre 2015 pueda, ya sin el peso y la impronta política de los Kirchner, devaluar, ajustar más las tarifas, hacer una política de reducción del gasto y de la oferta monetaria en términos reales, todas medidas ortodoxas que equilibran los mercados y reducen los costos en moneda dura, pero a costa de la caída del salario y del nivel de vida del pueblo argentino.

Al comienzo del año 2006, en pleno predominio K, un informe sobre la evolución del costo laboral real elaborado por el Centro de Estudio de la Producción (CEP), que depende de la Secretaría de Industrias, estimaba que dicho costo laboral había bajado casi un 25% desde el año 2001 (donde jugó fuertemente la devaluación del año 2002 y la brutal transferencia de ingresos de los asalariados a los patrones en general y a los formadores de precios en particular). Dicho informe sostiene a su vez que la reducción de costos se debió a la “mayor intensidad laboral en la industria” o sea que no solamente se habían sumado más trabajadores, sino que cada uno de ellos producían más por jornada laboral. Según el CEP la intensidad laboral subió y se profundizó en casi todas las ramas manufactureras con 45% en el sector automotor, 26,7% en el textil, etc. 

En ese mismo año, Página/12, citando ese mismo estudio, señalaba que por cada obrero ocupado la productividad había alcanzado un nivel récord en los últimos 15 –quince– años; a su vez, la evolución de los índices de precios mayoristas (principalmente los llamados insumos difundidos: acero, petróleo, aluminio, cemento, etc.) obtuvo en el mismo año 2006 un aumento del 45% (y los salarios y los precios promedios no subieron más del 15%), con lo que queda claro cómo se apropian las grandes empresas del excedente que produce toda la sociedad. El efecto combinado de ambos incrementos en la productividad y en los precios generó un aumento en los ingresos a las empresas del 72% por trabajador en un año, como consecuencia de la devaluación y los recortes salariales posteriores a la crisis del 2001.

El efecto continuó, dado que como informa el mismo CEP la productividad laboral de la industria aumentó 5,1% anual promedio 2002-2013, con creación de empleo, con lo que el valor agregado por trabajador en la industria se triplicó, de US$ 15.000 en el año 2002, a casi US$ 44.000 en el año 2013. Sin embargo, la inversión realizada y sobre todo en las grandes empresas, no aumentó la capacidad instalada y tampoco modernizó equipos.

Sin embargo son esos sectores los que impulsan la devaluación de nuestra moneda para abaratar el costo de la mano de obra (y de otros insumos) para hacerlos competitivos, cuando sabemos que es imposible competir con el costo de la mano de obra de los países del este asiático. Los sectores dominantes de nuestro país quieren aumentar sus desde ya importantes tasas de ganancia, pero a costa de los trabajadores y del resto del pueblo argentino.

Es más, uno de sus economistas propone el eterno plan de ajuste, el de buscar el equilibrio del caballo del inglés que producía más y menos consumía hasta que se murió. Dice sin ponerse colorado, o al menos no se le nota, que se debe llevar adelante un programa “gradualista” para bajar la inflación en cuatro años y llegar a “una tasa anual de un dígito”. 

“Cada año los precios, los salarios y el tipo de cambio nominal deben moverse a una velocidad menor a la del año anterior, intervenir en las negociaciones salariales y en las remarcaciones para que se respeten las pautas de descenso, manteniendo “la tasa de interés que remunera el ahorro en pesos del público que debe ser mayor que la inflación” (transferencia de los que producen a los que ahorran), establecer “una regla fiscal según la cual la tasa a la que crece el gasto siempre será algo más baja que la tasa a la que crece la recaudación de impuestos” (reducir al gasto público), y por último que el tipo de cambio siga la productividad y la inflación (cuando es el tipo de cambio el que determina la inflación y es mediante su devaluación que procuran la productividad en moneda dura) .

Si uno se detiene a ver todos los planes de ajustes en la Argentina, desde Alsogaray en el que hay que pasar el Invierno de 1959, los planes de Martínez de Hoz y de Federico Pinedo en la gestión de Guido, de los Alemann, de Jorge Whebe, de Alfredo Gómez Morales con Isabel Martínez, respecto a este último recordemos que su rotundo fracaso ( y también lo disfrazaba como un ajuste sincronizado, casi indoloro) terminó en el “rodrigazo” y en el Plan de Martínez de Hoz, pero no ya el del ajuste para establecer el equilibrio, sino el de destruir la industria para destruir los trabajadores y ser un país rural y exportador, como diría los patrocinadores de la soja, la pampa verde contra los cordones industriales donde anidan trabajadores y desocupados.

Shakespeare le hace decir a Hamlet: “Nada tiene más bella apariencia que la falsedad”, y estos fariseos de la consorte de economistas del sistema, vuelven una y otra vez con la misma y fracasada receta, sabiendo que lo que se busca es “legalizar” la ganancia de unos pocos en desmedro de toda la población.

El kirchnerismo original hizo exactamente al revés, apuntaló a la población y la economía creció, fue productiva y podía haber seguido creciendo e incrementando la productividad, pero cuando los empresarios (sobre todo los más grandes) tuvieron que poner parte de sus ganancias para invertir prefirieron ganar plata segura en los mercados desarrollados y así nos va.
Ahora vienen por el resto que les queda.

Notas Relacionadas

"Las candidaturas son más que una fotito o un color o palabras bonitas"

La presidenta hizo un llamado a los precandidatos para que expliciten "sus proyectos", en un discurso que repasó sus años de gobierno e incluyó cuestionamientos a los fondos buitre y al Poder Judicial. "No me van a extorsionar", desafió.


El hermano de Scioli le contestó a Cristina: "Aguante más que nunca el naranja"
A través de Twitter, Pepe Scioli respaldó a su hermano, tras la frase de la Presidenta: "El país no es una foto ni un color".


Pepe Scioli quedó al frente de los equipos de campaña de su hermano


Desde la Fundación Desarrollo Argentino, una suerte de usina sciolista, promoverá el "desarollo de la economía" y planes de gobierno.

Roma: El Papa Francisco contra el neoliberalismo y el capitalismo (documento completo)


aislados del mundo? ( o venezuela no lo es?)

Venezuela firmó un contrato con INVAP por 117 millones de dólares

El convenio es para el mantenimiento y actualización tecnológica de los 19 centros de radioterapia oportunamente construidos por la firma estatal rionegrina para la República Bolivariana. Asimismo, incluye la capacitación del personal de ese servicio. El Gerente General de INVAP, Héctor Otheguy, consideró que se trata de un reconocimiento por la actuación profesional de los técnicos argentinos.
La Ministra de Salud venezolana, Nancy Pérez Sierra; y el Gerente General y CEO de INVAP, Héctor Otheguy, efectuaron la firma del contrato. Foto: El Cordillerano / InfoGEI
La Ministra de Salud venezolana, Nancy Pérez Sierra; y el Gerente General y CEO de INVAP, Héctor Otheguy, efectuaron la firma del contrato. Foto: El Cordillerano / InfoGEI

La Plata, 20 Dic (InfoGEI).- La República Bolivariana de Venezuela suscribió un contrato con la empresa estatal rionegrina INVAP para el mantenimiento y la actualización tecnológica de los 19 centros de radioterapia construidos por la empresa para ese país durante los últimos 10 años.
El convenio, sellado por un monto de 117 millones de dólares, incluye además la capacitación del personal en Servicios de Radioterapia.
La firma del contrato estuvo a cargo de la titular del Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS), Nancy Pérez Sierra, y el Gerente General y CEO de INVAP, Héctor Otheguy, en el marco de un acto que contó con la presencia del Embajador argentino en Caracas, Carlos Cheppi.
Para la Ministra Pérez Sierra, uno de los puntos importantes del convenio es la adquisición del conocimiento: “podremos contar con la capacitación de especialistas en la Maestría de Física Médica, en Residencia Médica de Radioterapia, Medicina Nuclear así como en aceleradores lineales, al tiempo que se formará un grupo para el mantenimiento del sincrotrón”.
“Lo importante no es sólo la adquisición de los equipos, sino la capacitación para el mantenimiento de los mismos; incluso, gracias a este convenio nuestro personal podrá resolver los problemas de los equipos”, añadió Pérez Sierra.
Finalmente, la titular de la cartera Bolivariana de Salud señaló: “estos convenios fortalecen las relaciones entre dos países hermanos como los son la Argentina y Venezuela, dignificando así la atención de la salud a los pueblos suramericanos”.
Por su parte, el Licenciado Héctor Otheguy destacó que este nuevo contrato se enmarca en el Convenio Integral de Cooperación entre la Argentina y la República Bolivariana de Venezuela firmado en abril de 2004 por el Ministro de Planificación Federal de la Argentina, Julio De Vido, y el Ministro de Energía de Venezuela Rafael Ramírez, el cual dio lugar a la construcción de los 19 centros de radioterapia provistos por INVAP.
“Además, esto significa una demostración de la confianza lograda, una vez más, por la actuación profesional de técnicos argentinos en los trabajos previos en Venezuela”, concluyó. (InfoGEI) Ga

12/20/2014

el pulpo



Resulta difícil criticar a Scioli. Tiene un talento especial para no definirse en casi nada. Para ser esa especie de pulpo, inteligente y sosegado, que se desplaza por las mareas con fina destreza.

Daniel Osvaldo Scioli, motonauta, ingresó a la carrera por la presidencia hace más de 15 años cuando fue electo diputado por la Ciudad de Buenos Aires. Fue secretario de turismo y deportes en los años complejos del inicio del nuevo milenio, luego vicepresidente de la Nación y gobernador de la provincia más importante del país. Es altamente probable que consiga la presidencia en menos de un año.

El principal desafío que enfrenta para llegar a la Rosada, sin embargo, lo encuentra dentro del propio peronismo. Porque, para ser francos, hoy casi todos se dicen peronistas. Y muchos de ellos critican a Scioli por la ausencia de discurso. Ese mutismo es el blanco que eligen los principales referentes de la militancia para dirigir sus dardos.

En eso se acerca peligrosamente a otros candidatos opositores*. Daniel se parecerse demasiado a Mauricio Macri y a Sergio Massa en cuanto a ciertas cuestiones que tienen que ver con el ejercicio del poder, que incluyen el beneficio en el reparto de la renta, la defensa o el paulatino repliegue de las banderas que izaron Néstor y Cristina Kirchner en cuanto a soberanía política e independencia económica, el sostenimiento de los derechos sociales como AUH, jubilaciones, y así podemos seguir.

Una de las muestras de la capacidad de surfear sin mojarse que caracteriza al gobernador en ejercicio de la provincia más rica, y a la vez más inequitativa de la Argentina, ocurrió esta semana. Scioli debió pronunciarse cuando Cristina Fernandez de Kirchner cruzó a Macri sobre los “curros” de los Derechos Humanos. Massa, que compite con Mauricio por el mismo espacio de restauración conservadora, se había sumado al coro neofasista con lo de “etapa superada”. Y entonces Scioli la levantó de volea: “el compromiso con la verdad y la justicia no se clausura”.

Siempre por twitter, el gobernador que se empecina en romper con la maldición peronista de la provincia de Buenos Aires, continuó: “quien no defiende los #DerechosHumanos debilita los cimientos de nuestra seguridad ciudadana”. Y agregó que “en esto también debemos estar unidos los peronistas”.

Para ser justos, Cristina se la dejó en bandeja. Y Scioli, que algo aprendió en sus años de menemismo, duhaldismo y kirchnerismo, supo como responder. Lo hizo, claro, saltéandose todas las partes en las que no debería ser tomado como modelo: gobierna la provincia donde más se elevan las denuncias por muertes dudosas y malos tratos en penitenciarías, comisarías y misteriosos coches policiales.

Veremos de aquí en más una campaña llenas de pronunciamientos y malos entendidos. Scioli tendrá que alternar silencios y contundencias, a medida que el resto de los y las candidatas vayan marcando la agenda. Para ser gráficos, sabe como practicar un peronismo sin peronismo. Y tal vez sea el que mejor lo hace.

*(excluyo del “otros” a Carrió y Stolbizer porque asumo que tienen un discurso más encendido)
(*) Feos, Sucios y Malas – Radio Gráfica

crecimiento y empleo: panorama regional



Las dificultades de crecimiento económico local y regional son atribuibles a los "altos niveles" de demanda doméstica apalancada en los tan altos como "insostenibles" niveles del "salario medio medido en dólares", según nos lo explicita de manera increíble el equipo económico de Scioli en sus múltiples apariciones y  - más cautos y canutos- ,  mantienen "in pectore" los asesores de  Massa y Macri. El sale o sale en materia de crecimiento, empleo y salario.

Sin embargo la OIT que evidentemente no cree en "el que más mide" , elabora un interesante y complejo panorama regional sobre crecimiento y empleo en el que por el contrario se considera una restricción estructural al crecimiento económico y el empleo tanto la caída de la demanda interna , como el nivel salarial a la baja.  Este es su prólogo:

El panorama laboral de América Latina y el Caribe en 2014 está marcado por la desaceleración del
crecimiento económico. Después de una década de gran dinamismo durante la cual esta región generó empleos y mejoró en la calidad de los puestos de trabajo, ahora predomina la incertidumbre y la preocupación por la posibilidad de que no podamos seguir avanzando o incluso se reviertan algunos de los logros alcanzados.

En la actualidad hay cerca de 15 millones de personas desempleadas en las zonas urbanas de la región. Es muy posible que el próximo año haya 500 mil desocupados más, pues es previsible que la tasa de desocupación urbana aumente en dos décimas desde el 6,1% que la OIT prevé para 2014 a 6,3% para 2015.

Las estimaciones de crecimiento económico para la región se han ido reduciendo desde comienzos del año y ahora se espera que sea apenas superior al 1% en 2014 y 2,2% en 2015. Este crecimiento no será suficiente para evitar que aumente la desocupación.

En la coyuntura actual, lo más preocupante es que en América Latina y el Caribe se están creando menos empleos. La tasa de ocupación urbana ha bajado en los últimos dos años y actualmente es de 56,2%. La única vez que cayó la tasa de ocupación en la última década fue en 2009, año de la crisis financiera internacional.

¿Qué nos indica esta cifra? Básicamente, que en 2014 dejaron de generarse 1 millón de empleos. Pero el desempleo no sólo no ha subido, sino que ha experimentado una leve baja este año. ¿Por qué?

Normalmente las reducciones en la creación de empleo son acompañadas por un aumento de la desocupación, pero en este caso no ha sido así. Esto se debe, esencialmente, a la baja de la tasa de participación, que refleja el tamaño de la fuerza laboral. Este indicador cayó a 59,9%, un descenso suficiente para compensar la reducción en el ritmo de creación de empleo.

Es decir que si en años anteriores la reducción del desempleo fue consecuencia de una mayor oferta de trabajo, en la actualidad se explica porque un número importante de personas está saliendo del mercado laboral.

La baja en la tasa de participación significa que muchas personas, en su mayoría mujeres y jóvenes, dejan de percibir un ingreso que puede ser importante para el bienestar de sus hogares. A veces es por motivos positivos, como permanecer en la escuela y completar los estudios, pero en otros casos sucede también por desaliento y frustración ante la falta de oportunidades.

En estas circunstancias, es difícil avanzar en cerrar las brechas de género que aún persisten en los mercados laborales de la región. Aunque las mujeres se han incorporado al trabajo, su tasa de participación es 30% inferior a la de los hombres. En el caso de estar buscando trabajo, deben enfrentar una tasa de desocupación 30% más alta que la de los hombres.

Los jóvenes también están en condiciones de desventaja. El 40% por ciento de los desempleados de la región tienen entre 15 y 24 años y deben enfrentar tasas de desocupación entre 2 y 4 veces mayores a las de los adultos.

La caída de la participación laboral es un fenómeno coyuntural. Muchas de las personas que salieron temporalmente del mercado laboral en 2014 volverán a buscar trabajo a partir del próximo año, sumándose a los jóvenes que se incorporan a la fuerza laboral. La región necesitaría crear casi 50 millones de empleos en los próximos 10 años solamente para compensar el crecimiento demográfico.

Más allá del desempleo, hay problemas relacionados con la calidad del empleo. En un avance de este Panorama Laboral presentado en octubre ya habíamos advertido que en la región hay 130 millones de ocupados en condiciones de informalidad, lo cual habitualmente implica malas condiciones laborales, desprotección, inestabilidad y falta de derechos.

Dado que las economías dependen más de su mercado interno, la baja en el ritmo de crecimiento de los salarios y de la población asalariada es otra señal de alerta.

Este panorama del mercado laboral indica que persiste el desafío de generar más empleo de calidad, y que es aún más complejo lograrlo en un contexto de desaceleración económica.

queso ruso : nadie es profeta en su tierra, señor vladimiro illich ulianov ...


Cuando un entrevistador preguntó a Vladimir Putin sobre el sistema de defensa de misiles americano en Europa, el Presidente de la Federación Rusa no pudo evitar reírse justo en su cara.

Según el periodista, el sistema de defensa antimisiles de la OTAN está orientado y diseñado para proteger a Europa de la amenaza nuclear que representa Irán, no la de Rusia.

La reacción de Putin es digna de ver. Transcripción:

Periodista: La OTAN afirma que el escudo antimisiles no se construyó contra Rusia, sino contra Irán.

[Putin comienza a reírse]

Putin : Usted realmente me hace reír. Que Dios le bendiga, porque el día ya termina... de hecho ya es hora de ir a dormir. Por lo menos me iré a dormir de buen humor.

Pensé que los problemas económicos serían más importante en la mente de los rusos. La caída del rublo, el descenso de los precios del petróleo, una desaceleración general de la economía y el efecto de las sanciones occidentales todos aparecen en Occidente como martillando la economía rusa. Sin embargo, esta no fue la impresión que recibí. El descenso en el rublo ha afectado los planes de viaje al extranjero, pero el público sólo recientemente ha comenzado sintiendo el impacto real de estos factores, especialmente a través de la inflación.

Pero había otra razón para la relativa calma, y no sólo entre los funcionarios del gobierno, sino también en los particulares, y se debe considerar muy seriamente. Los rusos me señalaron que la penuria económica era la norma para Rusia, y la prosperidad de la excepción. Siempre existe la expectativa de que la prosperidad terminará y volverán las constricciones normales.

Los rusos sufrieron terriblemente durante la década de 1990 bajo Boris Yeltsin, y también durante los gobiernos anteriores, incluyendo los de los zares. A pesar de ello, varios me hicieron ver, habían ganado las guerras que ellos necesitaban ganar y habían logrado vivir vidas que valía la pena vivir. La edad de oro de los diez años anteriores estaba llegando a su fin. Eso era de esperar, y sería soportado. Los funcionarios del gobierno decían esto como una advertencia, y no creo que fuera un bluff. El pivote de la conversación fue sobre sanciones, y la intención era mostrar que no iban a provocar a Rusia a cambiar su política hacia Ucrania.

La fuerza de los rusos es que pueden soportar cosas que romperían a otras naciones. También, que tienden a apoyar al gobierno, les guste o no, cuando Rusia se siente amenazada. Por lo tanto, los rusos argumentaron, nadie debe esperar que las sanciones, por duras que sean, hagan capitular a Moscú. En cambio, responderían con sus propias sanciones, que no especificaron, pero que supongo significaría incautar los activos de las compañías occidentales en Rusia y restringir las importaciones agrícolas europeas. No se habló de cortar el suministro de gas natural a Europa.

Si esto es así, entonces los estadounidenses y los europeos se están engañando a sí mismos sobre los efectos de las sanciones. En general, yo personalmente tengo poca confianza en el uso de sanciones. Los rusos me dieron otro prisma para mirar. Las sanciones reflejan umbrales europeos y americanos de “dolor”. Están diseñadas para causar presiones eficaces en términos occidentales. Aplicadas a otros, los efectos pueden variar.

Mi sensación es que los rusos hablaban en serio. Eso explicaría por qué las sanciones, además de la caídas en el precio del petróleo, la crisis económica y el resto no han causado la erosión de la confianza en el gobierno que se esperaría. Las encuestas confiables muestran que el presidente Vladimir Putin sigue siendo enormemente popular. Si seguirá siendo popular más adelante, y si la élite que está lastimada financieramente es igualmente firme, es otro asunto. Pero para mí, la lección más importante que podría haber aprendido en Rusia es que los rusos no responden a la presión económica como los occidentales, y que la idea que se hizo famosa como lema de campaña, “¡Es la economía, estúpido!“, no se aplica de la misma manera en Rusia...

Mássa





sweet child o' mine