11/24/2014

elevado piso





Hace poco éste blog se ocupaba de los exabruptos de Carrió en su salida del FAUNEN en clave de humor acá, pero por supuesto que el tema merece también un abordaje un poco más serio; como también es cierto que se pueden hacer muchas lecturas sobre los dichos de Carrió, incluyendo o no en el combo razonables cavilaciones sobre su salud mental.

Se puede pensar que su andanada fue la respuesta a la poco sutil metáfora del balde de bosta de Lanata, y su particular modo de reclamarle a los grupos mediáticos que la mantienen en escena mayores dosis de protagonismo, aun cuando más no fuere en recompensa de favores pasados; así como también que se puede suponer que Carrió pateó el tablero del pan-radicalismo respondiendo a la estrategia de esos mismos grupos, para forzar definiciones en la UCR respecto a la alianza con Macri.

En San Fernando los radicales fugaron hacia adelante barriendo bajo la alfombra sus contradicciones internas hasta que aclare, y eso exasperó a muchos que operaban desde afuera del cónclave para llevar agua para su molino (como el propio Macri o Massa); y el caso Carrió deja claro que no todos tuvieron la misma paciencia para tolerarlo, o perspicacia para disimular el enojo. 

También se puede señalar que Carrió no sorprende porque se mantiene siempre fiel a sí misma. El problema lo tienen los que -como los radicales, socialistas y sus socios menores- la vuelven a buscar, una y otra vez, cada dos años, para enhebrar nuevas alianzas: lo que obtienen nunca es lo que fueron a buscar, pero es absurdo esperar resultados diferentes, del uso de los mismos métodos.

E incluso se puede apuntar también que los opositores que hoy cuestionan el estilo de Carrió se carrotizan todo el tiempo en los espacios institucionales en los que les toca actuar, por subordinación a la estrategia que marca la chaqueña, o por determinación propia: recordar -al sólo título de ejemplo- la bochornosa retirada de la discusión del Código Civil y Comercial en el Congreso; o el inverosímil compromiso público de no discutir ningún candidato a ocupar el lugar de Zaffaroni en la Corte Suprema.

Pero sin restarle importancia a todas esas cuestiones, lo que en realidad interesa es analizar las cosas mirando el tablero donde se jugará la disputa en el 2015, y apuntar una primera constatación: no es casual que la salida transitoria de escena de Cristina (en éste caso por su enfermedad) haga más nítida y patente la orfandad y confusión de la construcción política opositora, en su conjunto. 

Con los últimos resultados electorales a la mano, y tal como lo viene repitiendo como un mantra Artemio López, el elevado piso electoral del FPV/PJ en todo el país contrasta con la fragmentación y desorientación política de la oposición; que no ha hecho sino crecer desde las elecciones legislativas del año pasado: el único cambio habido desde entonces en el tablero fue la aparición del FAUNEN como intento de consolidación de un polo pan-radical "republicano" con aires de progresismo; hoy literalmente estallado por los aires en pedazos..

apuntes sobre el sistema de representación y el tipo de unidad sociopolítica disponible en la post crisis - ucr, pj, fpv, pro y fr



El "tipo de unidad" que demandaba la UCR para poder desplegarse nacionalmente, ya no está disponible en la post crisis del año 2001. Ciertamente la modalidad de homogeneidad social de segmentos medios que requería el recorrido nacional del partido de Alfonsín, ha desaparecido en la post crisis. 

El recomienzo de segmentos medios que supuso el kirchnerismo ( la" clase media" se duplicó) , no replicó aquella vieja matriz anterior a la crisis , galvanizada por segmentos medios relativamente uniformes material y simbólicamente , ordenados sin fracturas estructurales de Usauhaia a la Quiaca y en especial en los grandes centros urbanos. 

La resurrección de la clase media post crisis del año 2001 que impulsó la experiencia populista K, es un fenómeno histórico específico cuyo emergente social no reconoce parentescos con el antiguo formato más que en el "nombre" con que se la señala. 

Los niveles de fragmentación al interior de los nuevos segmentos medios en la post crisis son muy profundos y notables, totalmente diversos a la relativa homogeneidad del siglo pasado. Nada en común existe hoy entre segmentos medios bajos y plenos y de ellos con los medios altos. Un abismo socioeconómico y cultural los separa. 

Buena parte de los nuevos segmentos medios post crisis, no reconocen siquiera en el trabajo formal la modalidad de ingreso personal o familiar dominante. Mientras la clase media de representación homogénea previa a la crisis se desplegaba en un país con 15 puntos de informalidad laboral, por ejemplo hoy, tras la notable reversión del trabajo informal que supuso el kirchnerismo,  aún persisten 33 puntos de trabajo ilegal y nada hace suponer que descenderá en lo inmediato. 

Los jóvenes profesionales e independientes integrantes de la clase media post crisis en su mayoría abrumadora no conocen siquiera la formalidad laboral o el "trabajo en blanco".

Culturalmente como es de esperar, la composición de la amplia franja media post crisis también es tribal, absolutamente estanca entre segmentos diversos ubicados en la banda de ingresos medios. No hay sistema identitario capaz de darle un piso común a los segmentos medios contemporáneos, no lo hay ni habrá. 

Imposible recrear por ejemplo, el fenómeno cultural urbano de Mafalda, el comic mass media exitoso de los años sesenta, setenta y aún con persistencia de sentido en los tempranos ochenta, cuya estructura familiar de padre empleado bancario, madre ama de casa, dos hijos , poseedores de departamento y un auto,  hacía sentido - incluso humorístico-  a amplias franjas medias de la pre crisis que podían reconocerse ahí, aún en el brulote.

Hoy sencillamente ese reconocimiento , aún en el contexto de humor que proponía la tira, es un imposible estructural, ni siquiera presente en el modo aspiracional.  

Lo mismo que con la UCR sucede con el peronismo no kirchnerista, retazos que se aupan bajo el rótulo de Peronismo Disidente , que tampoco pueden ya representar nacionalmente nada , pues el tipo de unidad que demandaban ha estallado tras la crisis de 2001 .

Más aún, el posterior despliegue de la experiencia K no dejó espacio material para el tipo de unidad populista que supuso el peronismo pre kirchnerista, donde convivían proyectos de país ya no diferentes sino antagónicos.

Los cambios ocurridos en la sociedad respecto a la que el viejo peronismo pre K representaba en parte mayoritaria son enormes. Las estructuras gremiales atomizadas, debilitadas y con notable ausencia de representación - el 80% de los establecimientos no poseen delegados de base - .

La mitad de los trabajadores , empleados bajo relación de dependencia y cuenta propistas están fuera del circuito formal y below the radar de la representación gremial, la clase media fragmentada y sin conexidad entre segmentos , los sectores populares ordenados por gran el impacto de las múltiples políticas oficiales , las burocracias administrativas de los "movimientos sociales" , las iglesias, etc.

El viejo peronismo como trama de discurso y organización  "no tiene cabida" en ningún lugar real como para desarrollarse hoy, ni a futuro, salvo el que se repliega aún en gobernaciones o intendencias y se oferta como aliado de alguna de las fuerzas con despliegue nacional. Hermanados con la UCR, los peronistas no kirchneristas son cada vez más actores de reparto. Era hora.  

El kirchnerismo durante su gobierno de notable capacidad de gestión con gran afectación de intereses corporativos, modificó sustancialmente el tipo de unidad posible al interior de una experiencia populista y desandar ese camino para volver al viejo tipo de unidad populista pre crisis sería un grave error conceptual primero y político después. 

Sobrevendría la disgregación y la esterilidad histórica que advertía anticipadamente Cooke ( por eso su extrañamiento del universo intelectual peronista de los años 60)  .

Y sobrevendría la debacle sin reparación , no porque alguno o algunos lo "propusieran", sino como proceso histórico inexorable. El kirchnerismo no está en capacidad de sostener el tipo de unidad hisrtórica que supuso el viejo peronismo pre crisis 2001, unidad que en el video de apertura el amigo don pelado Teletubi denomina afectada y afectuosamente como "la casa común". 

Pues bien a esa casa común la historia primero y el el kirchnerismo luego le ha dinamitado varias habitaciones y construído algunas nuevas.

No hay lugar y tampoco es posible ya contener la diversidad de segmentos sociales e intereses tan divergentes que el viejo peronismo representó y cuya unidad crujía ya antes de la crisis 2001 , pero pudo sobrevivir menemismo mediante, dando un giro notable al interior del populismo peronista hasta transformar una experiencia popular democrática en popular conservadora, voltereta conceptual, política y de representación que fue nominada por algunos  como " modernización" y por otros como"traición" 

Por los motivos que fueran, y son varios, las posibilidades de soportar materialmente esos contraste s han cesado tras la experiencia K.

El populismo en fase kirchnerista no tiene disponible tanta variedad de sentidos hasta llegar a representar en un mismo espacio , sentidos opuestos. YPF no puede privatizarce, la AUH no puede anularse, las jubilaciones no pueden retroceder, ni FPT puede desarmarse, pero tampoco y fundamentalmente , la afectación de intereses corporativos puede cesar.

Afectar intereses corporativos no constituye un "estilo de gobierno", es un fundamento de gestión, básico. elemental, irrenunciable que además está en la base del éxito electoral del kirchnerismo desde mayo de 2003. Confrontás afectas intereses se gana las elecciones, consensualismo extremo y apropiación como propia de la agenda opositora, se pierde sin atenuantes. Octubre de 2003, Buenos Aires: Presente, ahora y siempre! El kirchnerismo tiene estrictas reglas de formación y funcionamiento, si las desvirtúa queriendo aparecer como lo que nunca fue, será ampliamente derrotado. Sin identidad , ni atenuantes. Derrota global.

Finalmente, insistimos en que el país ha trastocado drásticamente su estructura social tras la crisis del año 2001 y ya no volvió a restaurarla ni es posible tal tarea. No hay capacidad de representación nacional para el viejo peronismo no kirchnerista, que al igual que la UCR son hoy en la práctica una federación de partidos distritales ya sin otro plexo vertebrador que no sea el que ofrecen imaginariamente las editoriales de los medios opositores al darles entidad y volumen nacional. 

El valor de la UCR y el peronismo no K, viejos dispositivos de representación de una sociedad que ha mutado es , en parte, la capacidad de sus retazos en generar alianzas territoriales con las formaciones políticas de despliegue nacional surgidas en la post crsis: El PRO, el FPV y aún en estado incipiente el FR.

En efecto, tras la crisis del año 2001 surgen dos fuerzas nuevas electoralmente exitosas hoy de representación nacional , que se consolidaron como fuerzas en espejo:


  1. El FPV , construído básicamente en el ejercicio muy eficiente  del gobierno nacional, eficiencia de gestión reconocida en todas y cada una de las elecciones desde el año 2003 y 
  2. El PRO , inicialmente enclavado en la gestión exitosa de la CABA y ocupando hoy ya el lugar de oposición nacional que se muestra vigorosa en su despliegue extra muros.  
La suerte del FR es incierta y muy compleja. En este sistema de representación no parece haber espacio nacional para la experiencia que encabeza Sergio Massa , cuyas trabas en su despliegue nacional no pueden ser resueltas solamente a fuerza de retazos de peronismo no K, y UCR, márketing político "renovador", encuestas favorables y comunicación fluída (atributos que el FR tiene de sobra) sino que no parece ser productivo el lugar de tercera fuerza en este esquema de representación post crisis, tras tres períodos de gobierno kirchnerista que tanta afectación de intereses enfrentó y promovió con su práctica estatal

No se observan aún con nitidez qué espacios sociales pueden articularse de manera estable y permanente con esta tercera experiencia de representación que intenta ser nacional. Su perspectiva está abierta , veremos si el FR logra constituirse como tercera fuerza  competitiva. 

pruebita

como manda el general: "de casa al gobierno" o "del gobierno a casa" y si te he visto no me acuerdo ...



Randazzo: "Yo no me bajo, aunque pareciera que algunos quieren sacarme de la carrera"


El ministro del Interior y Transporte ratificó que será precandidato presidencial por el kirchnerismo. "Si pierdo las primarias me voy a mi casa", aseguró. También criticó a la Justicia por allanar un hotel de la Presidenta.

"Sentate y probá lo cómodo que son los asientos"; "mirá lo lindo que son los baños"; "en estas pantallas se van a poder ver películas". El ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, camina por el vagón y describe cada detalle del nuevo tren que unirá a Mar del Plata con Buenos Aires. Es viernes a la tarde y está de buen humor: a la mañana había presentado en la ciudad la nueva formación cero kilómetro que se habilitará el 19 de diciembre. Solo lo acompañan un par de asistentes y un invitado inesperado al que el ministro le muestra el vagón: Joaquín, un chico de seis años que se subió porque quería conocer por primera vez un tren por dentro. Randazzo lo recibe con una sonrisa, saluda a su familia y después de despedirlo se acomoda en un asiento y espera las preguntas de LA CAPITAL. Durante la entrevista, sólo se le va a borrar la sonrisa cuando escucha que las encuestas no acompañan sus aspiraciones de suceder a la Presidenta. "No hablo de encuestas, hablo de la percepción que tengo en la calle y siento el acompañamiento de la gente", responde. Y deja en claro: "Yo no me bajo aunque pareciera que algunos tienen la intención de sacarme de la carrera presidencial".

- Entonces sigue firme con lo que dijo hace un año en LA CAPITAL cuando anunció que sería precandidato a presidente.

- En aquel momento dije que pretendía ser precandidato a presidente dentro de las primarias, abiertas y simultáneas. Y como aquella vez, hoy lo ratifico. Tengo para exhibir una historia política asociada a la vocación de servicio, a una política independiente por encima de cualquier sector por más importante que sea desde el punto de vista económico o mediático.

-Sobre su precandidatura hay dos hipótesis muy opuestas. Una dice que se postula para subirse el precio y ser el único candidato a gobernador. ¿Es así?

- Eso es parte de una visión de dirigentes políticos que hacen de la política un negocio. Soy un hombre que hace honor a la palabra; soy un hombre comprometido con la política y la gestión y no acostumbro a borrar con el codo lo que escribí con la mano. Soy precandidato a presidente de la República por el Frente para la Victoria y si no seré un simple militante. No voy a ser candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, no pretendo ser más ministro y tampoco quiero ser jefe de Gabinete. Pareciera que algunos tienen la intención de sacarme de la carrera a presidente. Que me saquen a través de la participación del conjunto de los argentinos; esa es la única manera que tienen para no permitirme ser finalmente candidato a presidente.

- Entonces es cierta la segunda versión que sostiene que antes de bajarse de la precandidatura presidencial prefiere irse a su casa.

-Es así, absolutamente. Soy un militante comprometido con lo que hago, con lo que quiero y creo en la política y en la gestión. Pude dar testimonio de lo que ha sido para mí el compromiso de gestionar el Estado. Por eso pretendo participar dentro de las primarias del Frente para la Victoria.

- Las encuestas dicen que Scioli va ganando cómodo en la interna kirchnerista. ¿No lo cree?

- Más que hablar de encuestas, hablo de la percepción que tengo cuando ando en la calle. Yo noto un gran acompañamiento de parte de ciudadanos comunes que andan por la calle y tienen un gran reconocimiento de lo que se ha hecho en estos años. Siento que tenemos grandes posibilidades. No tengo ninguna duda de que las victorias primero se instalan en el corazón y después en los hechos. Yo tengo instalada la firme convicción que le vamos a ganar a Scioli la primaria...


žižek y la estrategia del fpv: pepsi, coca cola o jugarse el pellejo?




(…) “Otra cosa que me gusta de Lenin, y por eso hablo de Lenin y la libertad (y sé muy bien que en cierto sentido era un terrorista), es que él era muy consciente de que la libertad duele, la libertad cuesta, la libertad es muy difícil. Si vamos a ser francos, nuestra libertad, aquí y ahora, consiste en volvernos cada vez menos relevantes. 

Pero miremos las cosas políticamente. La democracia es importante, muy bien. Hagámonos una pregunta inocente: ¿sobre qué votamos en las elecciones? Y una vez más los argentinos ofrecieron un ejemplo importante en la primera elección de Carlos Menem. ¿Se acuerdan? Su primer programa electoral fue peronista tradicional, contrario al mercado global, etc. Pero después, cuando asumió el poder, fue más lejos de lo que hubieran querido los propios sectores radicalizados del mercado. Aquí hay una muestra de lo que todo el mundo hace hoy en día. La política económica es cada vez más un campo de conocimiento neutral y especializado. Con ella no se hace política, sino que se hace lo que hay que hacer y punto. 

¿Y entonces cuál es la libertad que tenemos? ¿En qué sentido somos libres de elegir? Hubo movilizaciones impresionantes en Grecia contra la idea de que la religión figure en el documento de identidad, o los movimientos a favor del aborto, o consultas sobre la educación religiosa en las escuelas. Todo esto es importante. ¿Pero qué campo de elección demarca? ¿Elegir entre comprar Coca-Cola o Pepsi? Cada vez tenemos menos alternativas fundamentales. 

La libertad duele, es difícil; se paga un precio por la libertad. Y de esto Lenin tenía plena conciencia. Hay elecciones que no le duelen a nadie, y otras elecciones realmente difíciles de tomar. Esto es algo que tenemos que aprender. ¿Sabe a quién le gustó mucho mi argunmento sobre Lenin y la libertad? A un monje budista que encontré en Corea. Me dijo: “Ya sé que Lenin era un terrorista, pero lo que usted dice de él, es lo que yo aprendí de Buda. Las verdaderas decisiones no se plantean entra la torta de chocolate o la de frutillas. Aquí reside la lección de Lenin: en las decisiones libres nos jugamos el pellejo.” (…)


(*) Cita de la entrevista al sociólogo  Slavoj Žižek 
de José Fernández Vega en su libro “Formas Dominantes”

Notas Relacionadas


Polarizar, ese es el camino

Es la estrategia adecuada y los candidatos deben ser capaces de representarla.

La lección que deja Brasil, como la del conjunto de las experiencias latinoamericanas abiertas la década pasada, es que en esta instancia del desarrollo de los proyectos nacionales y de cara a su continuidad luego de más de diez años de gestión, la alternativa electoral más eficaz es polarizar, lejos del cambio moderado (?) que proponen muchos analistas y medios opositores sean o no oficialistas, en Brasil, pero también en nuestro país.


El kirchnerismo siempre supuso producir y reproducir ampliándo desde la gestión una agenda propia. Desde el desendeudamiento , hasta la estatización de las AFJP, y la captura del 51% del paquete accionario de YPF, la tarea consistió en desplegar el programa de gobierno propio...

Mássa

la tercera es la vencida
El triunfo del FR bonaerense , como señalamos oportunamente, tuvo su vértice en la penetración que la fuerza logró sobre segmentos populares, cuyo emblema fue la performance del frente opositor en la tercera sección electoral bonaerense, cuya magnitud se observa en el gráfico que abre el post, sección electoral que donde se nuclean los partidos más postergados del conurbano.

Mássa

"inercia de preferencias": el lugar de las encuestas en la construcción del candidato

"Cualquiera de los tres posibles candidatos o cuatro que aparecen, todos dan cierta sensación de racionalidad" Daniel Hadad

Ya señalámos que las encuestas que se difunden por los medios, - en especial los opositores - son metodológicamente incorrectas y están dirigidas a impresionar a la dirigencia política en general, a los gobernadores e intendentes sujetos de alianzas futuras en particular y en el oficialismo muy especialmente a impactar sobre la voluntad política de Cristina Kirchner...

el kirchnerismo debe abandonar la agenda de la demanda como plantean la opo y el sciolismo? el problema es el salario?




Por Fernanda Vallejos

Hay una discusión desde hace algún tiempo sobre si de la crisis se sale con medidas tendientes a incrementar la productividad y la oferta o si concretamente es que hay una deficiencia de demanda a escala internacional. Probablemente esas visiones contrapuestas se expresen en el debate con los presidentes en el G-20”, había adelantado el ministro Kicillof desde Brisbane, donde se realizó la cumbre del G-20. Efectivamente el texto final del documento incorporó la controversia al expresar: “La economía global está siendo frenada por el déficit de demanda, mientras que abordar las restricciones a la oferta es clave para aumentar el crecimiento potencial”. 

La discusión no es nueva y, de hecho, suele estar en el corazón de la divisoria que separa a la ortodoxia neoliberal de la heterodoxia económica. No es casual que sea precisamente Europa quien ofrece las mayores resistencias a las políticas que promueven estímulos a la demanda ya que, conducida por la troika BCE, FMI y CEE, sostiene, fiel al credo neoliberal-conservador, que la solución pasa por lo que eufemísticamente denominan “la consolidación fiscal”, que no es otra cosa que el ajuste permanente sobre el gasto público social y la inversión pública, así como sobre el consumo de la población, pero ellos sostienen que esas medidas que vienen ensayando sistemáticamente sin más resultados que la destrucción del sistema de protección social, la recesión y expansión de la desocupación, regeneraría la “confianza” para atraer inversiones.

Los argentinos conocemos de sobra ese recetario, lo padecimos con crudeza durante el periodo que va de 1976 a 2003. Hoy lo sufren los europeos que acumulan seis años de recesión y desocupación de dos dígitos, en algunos casos por encima del 20% y especialmente los más jóvenes que, en algunos países, son afectados por una tasa de desempleo que supera el 50 por ciento.

Es un debate interesante y enriquecedor, también para nosotros los argentinos, no ya por motivaciones históricas, vinculadas a las políticas pre-kirchneristas sino por su tremenda actualidad en tanto el conjunto de economistas que asesoran a los referentes de la oposición a derecha y (supuesta) izquierda del oficialismo comparten el diagnóstico de que existe exceso de demanda en la economía, un pecado que adosan al Gobierno por expandir el gasto con el que se han reparado derechos de los más vulnerables que la oposición generalmente engloba en la categoría de “vagos” y la inversión pública que, a pesar a los exitosos resultados expuestos en el lanzamiento del Arsat-1 o la puesta en funcionamiento del reactor nuclear de Atucha II, es considerada ociosa por el ideario liberal que cree que el Estado sólo debería abocarse a funciones mínimas como una educación y salud apenas suficiente para atender las necesidades de los más pobres que no pueden costear servicios privados y, por supuesto, eso sí, la seguridad (no de las personas sino de los bienes y las propiedades sobre todo de los sectores más aventajados de la pirámide distributiva con mayor capacidad de acumular riqueza).

Al igual que la troika europea la economía liberal antikirchnerista propone reducir al Estado a su mínima expresión, cosa que se cristaliza en las propuestas comunes de desfinanciamiento del mismo, mediante la eliminación de retenciones a la renta extraordinaria del sector agroexportador y del impuesto a las ganancias, uno de los más progresivos del sistema por tratarse de un tributo que grava a aquellas personas de más altos ingresos, incluido el 10% de trabajadores en relación de dependencia que se encuentran en la cima de la pirámide salarial o al 1% de jubilados con haberes de privilegio.

Por el contrario, el kirchnerismo ha ejercido una defensa –tanto en el plano simbólico de la batalla cultural-económica, como práctica desde el ejercicio de la gestión de la política económica– de la visión heterodoxa, sobre la cual ha estructurado la base de su programa de reindustrialización nacional en la inteligencia de que ese es el camino que conduce a la inclusión plena de los argentinos a través del empleo. Esto implica, desde el vamos, el abandono de los supuestos neoliberales que sostienen el denominado “desempleo natural” que lleva a economistas como Miguel Bein en el reciente coloquio de IDEA a llamar a “abandonar la agenda de la demanda” sosteniendo que “estamos en pleno empleo”, cuando, como informó el Indec días pasados, la tasa de desocupación se ubica en 7,5% en el tercer trimestre de 2014, unas 7 décimas por encima del registro de igual trimestre de 2013. 

Esto pone al desnudo cómo, mientras se hace una utilización política de las cifras (amén de un análisis literalmente falaz sobre las mismas) para criticar al Gobierno, es este el único que tiene la cuestión del pleno empleo como prioridad de política económica. Valga resaltar que fue gracias al conjunto de políticas contracíclicas implementadas por el Gobierno durante el año que no se produjo destrucción de empleo en la economía, por el contrario, se crearon 24 mil nuevos empleos (insuficientes para absorber la totalidad de argentinos que se incorporaron a la Población Económicamente Activa), pese al mal desempeño del comercio internacional y de nuestros socios comerciales, golpeando sobre nuestras exportaciones, y al impacto de la devaluación de enero que promovieron y promueven los que, mientras denuestan las políticas anticíclicas, consideran que es necesario ajustar el tipo de cambio para licuar los salarios de los argentinos que ven como un problema para la “competitividad” de la economía y no como el combustible fundamental de la demanda que sostiene el mercado interno, determinante para la inversión y la producción nacional.

En efecto son los mismos personajes que protagonizaron las políticas que durante los ’90 nos condujeron al trágico saldo de casi 25% de desocupación a la salida de la convertibilidad, los detractores del Gobierno que se ocupó de desplegar las acciones necesarias para reducir ese flagelo hasta el actual 7,5%. Los mismos personajes proponen, además, las mismas recetas. Y, se deduce, obtendrían, en caso de acceder al Ejecutivo, los mismos resultados. 

En este sentido, las encuestas conocidas en las últimas semanas que otorgan a Cristina Kirchner una aprobación por parte de los argentinos de alrededor del 50%, proyectando al candidato de la Presidenta como ganador en primera vuelta en las elecciones de 2015, parecen indicar la comprensión por parte de la sociedad argentina de las implicancias de las prescripciones de política emanadas de la oposición, así como el rechazo mayoritario a un nuevo sometimiento a las mismas, tanto como las contradicciones flagrantes de la retórica opositora, encabezada por Clarín.

En una nota del lunes último, firmada por Ismael Bermúdez, se sostenía que el salario promedio de 2001 era, en términos reales, más alto que el actual. El planteo devela la concepción del país para pocos que el neoliberalismo anhela restaurar. Es que en aquel momento el salario registrado privado promedió los 880 pesos. Para el 36% de los trabajadores esto implicaba un poder adquisitivo importante, a pesar de que algunos gastos (como las tarifas de luz, agua y gas) pesaban mucho más en el salario. Pero no era así para el resto, los casi 3 millones de argentinos desocupados. Tampoco, para el casi 40% de los asalariados que no tenían un empleo formal. 

Los 553 kilos de pan que se podían comprar con un salario registrado, no los podía comprar el 12,2% de la población por debajo de la línea de la indigencia ni el 35,4% por debajo de la línea de la pobreza, como consecuencia del modelo neoliberal que había empezado a gestarse mucho tiempo antes, con una tasa de desempleo que desde 1994 no bajaba de los dos dígitos, donde ni siquiera el sector informal alcanzó a ser refugio de los trabajadores desplazados de las empresas privatizadas, del cierre de las industrias y de las pequeñas y medianas empresas. En aquellos años, además, quienes no accedían a un empleo formal carecían de un sistema de protección social que resguardase sus derechos. Carecían, de alguna manera, de ciudadanía. 

No existía la Asignación Universal por Hijo o el Progresar y un 35% de los argentinos en edad de jubilarse no accedían a una jubilación, contra el 95% de cobertura previsional actual, camino a la universalización con la nueva moratoria previsional. Por su parte, los haberes de los 3,5 millones de jubilados que los percibían habían quedado completamente retrasados, con jubilaciones mínimas congeladas en 150 pesos, muy por debajo de la capacidad adquisitiva de los 3.300 pesos actuales. 

Para los pocos trabajadores que aún disfrutaban de un empleo formal las negociaciones colectivas por rama habían sido desactivadas, con un promedio de 200 negociaciones colectivas anuales durante la década, que cayeron a 150 en 2001, contra las más de 1.600 negociaciones en 2013, que permiten que las mejoras salariales lleguen a los 6,5 millones de trabajadores de las empresas privadas. La mayoría de aquellas negociaciones de los ’90 no se realizaban para mejorar salarios, sino para avanzar en la flexibilización laboral. La desigualdad que esto traía aparejada entre los trabajadores implicaba que el salario promedio de los principales 21 convenios colectivos se situara en 500 pesos, un poco más del 50% de los 880 pesos que constituían el promedio salarial efectivamente pagado. 

De cualquier forma, el salario promedio de los trabajadores registrados fue el último bastión que sobrevivió a los ’90. Pero el modelo neoliberal se encargó de derribarlo también, tras la megadevaluación. En 2002, los 1.725 kilos de harina que un salario registrado podía comprar se transformaron en 649 (un 62% menos). Los 1.492 kilos de azúcar se transformaron en menos de la mitad y ya sólo podían comprarse 714 kilos. El poder de compra en términos de naranjas cayó un 21,3% y en términos de queso, un 41,8%. En contraste con el casi 25% de desocupación que construyó el neoliberalismo, y una estructura salarial absolutamente desigual, el poder de compra del salario en 2014 no sólo es alto: es para todos y todas. Esto es acaso la muestra más cabal de los dos proyectos que país que se contraponen desde 2003 en la Argentina, como a lo largo de la historia y sobre los que deberemos decidir los argentinos el año próximo. 

Se trata, en términos económicos, de si volvemos a los diagnósticos que convierten a muchos de nosotros en “exceso de demanda” o si sostenemos, no sin dificultades, el camino emprendido hacia el desarrollo, apuntalando la demanda efectiva, con un Estado fuerte, persiguiendo el pleno empleo, la inclusión, el crecimiento con redistribución. Con salarios e ingresos más altos, sí, pero con todos los trabajadores y los argentinos adentro. Que es la única manera en la que deben cerrar los números en un país más justo.


Nota Relacionada

para una crítica de la neo heterodoxia

La Motonauticidad en cuestión ¿Kirchenrismo o Sciolismo?

Artemio López
Fernanda Vallejos (*)

Ahora que va quedando claro para propios y extraños que Cristina Kirchner tiene más de 45% de popularidad y que de presentarse a elecciones ganaría una vez más (!) en primera vuelta frente a una oposición otra vez derrotada política, electoral y conceptualmente, es pertinente discutir acerca de las candidaturas del FPV.

Vale el cambio amable de opiniones, estimados lectores. Después de todo se trata de una discusión de dimensión nacional ya que es el oficialismo la fuerza que se encamina repetir el sendero triunfante del PSUV en Venezuela o el PT en Brasil y concretar sus 16 años ininterrumpidos de gestión. Impecable gestión por otra parte, no?

Diremos entones que según lo vemos, el kirchnerismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a pobres de toda pobreza, sectores medios empobrecidos, minorías diversas, cuentapropistas, la clase trabajadora formal e informalizada, pequeños y medianos empresarios y comerciantes, pero no está investido de ninguna calidad extraterrenal que le confiera vigencia perenne; no posee otros valores que los que él mismo va acreditando con sus acciones, su gestión.



sanata y fe: el gato y el ratón


Por: Darío H. Schueri – Desde Santa Fe

En medio de celos, recelos, intrigas, sospechas, auto convincentes certezas estadísticas y responsables análisis de la realidad y sus proyecciones, los políticos santafesinos comienzan a preparar sus máquinas electorales para salir a pista.

Desde la Casa Gris señalan que el calendario electoral prácticamente dado por cierto de manera mediática (cierre de listas a mediados de febrero, primarias el 26 de abril y generales el 14 de junio) “es puramente especulativo”, y que “no hay fecha precisa aún”.

El precandidato presidencial Daniel Scioli bajó esta semana a Santa Fe a uno de sus escuderos, el senador bonaerense De Fazio quien, ante la anarquía que presenta el peronismo santafesino hoy día, apeló al manual: “Daniel no tiene candidato a Gobernador, apoyará al que surja de las primarias”. Scioli, dicen, necesita ganar indefectiblemente en las primarias nacionales (sacar 40 puntos y diez de ventaja al segundo o más del 45%) para evitar un ballotage que podría alinear los planetas en su contra.

Por el otro carril, Sergio Massa desembarcaría en Rosario sobre fines de mes, definitivamente sin la presencia de Carlos Reutemann en su espacio, actitud que tiene en cabildo abierto a los seis senadores de su sector, a quienes no les seduce demasiado la idea de “ir por afuera” apoyando a Eduardo Buzzi.

Armando Traferri de San Lorenzo fue tajante: “yo no me voy del peronismo”, avisó. Los otros siguen conversando con Del Sel.

Miguel del Sel ajustó el pasado viernes en Sauce Viejo junto a los principales operadores de Mauricio Macri (Durán Barba y un “couch” incluido) y sus dirigentes y legisladores provinciales las estrategias y tácticas de campaña, dejando bien en claro que de poco sirve obtener la gobernación si – como a Bonfatti – el Parlamento le resultare adverso; de allí la necesidad de alinear tras el carismático candidato a Gobernador a los mejores candidatos a senadores y diputados.

De paso, la diputada nacional Gisela Scaglia confirmó que para mediados de diciembre ya estarían en condiciones de ir dando los nombres de al menos 14 senadores y candidatos a jefe de gobierno de los principales distritos. Se acortan los tiempos para las negociaciones con interlocutores de otros Partidos.

De allí que dirigentes peronistas – no massistas- desesperan por saber quién o quiénes serán los candidatos del PJ y de qué manera se organizará el Partido (el gremialista rosarino Marcelo Andrada sigue reclamando un urgente llamado al Congreso partidario). El canto de sirena de jugar con Del Sel los aturde.

El presidente del Partido José Luis Freyre prácticamente habría desistido de seguir llamando a la unidad, toda vez que la diáspora ya es un hecho; escenario que conduciría a Carlos Reutemann no sólo a evadirse de Sergio Massa, sino de cualquier postulación electoral.

De todos modos, Reutemann ya no movilizaba los corazones peronistas desde que anunció que nunca más pelearía por la gobernación: meca del peronismo. Lo demás no interesa. Si en el 2009 el peronismo dio la vida por el “Lole” fue porque les había prometido (con las elipsis propias del ex Gobernador) que si ganaba ese año sería candidato a Gobernador en el 2011. Al menos así lo entendió el peronismo en aquel entonces.

Omar Perotti y María Eugenia Bielsa, los dos actores con más chances de entusiasmar a la militancia peronista juegan al gato y al ratón, corriendo el riesgo de que a ambos se los coma Del Sel. De todos modos, uno de los dos se anotará en la grilla del peronismo. Dicen que desde la Casa Rosada le ofrecieron a María E. Bielsa ser “la única” candidata del peronismo si acepta el convite, pero así y todo puso condiciones.

Para atenuar las ambiciones de entusiastas animadores de mesas de café con ambiciones electorales, el gobierno – consensuado con un sector del peronismo – envió un mensaje al Parlamento para, entre otros aspectos, instaurar un razonable piso del 1,5 % del padrón electoral (que algunos proponen cambiar por “votos válidos emitidos”) para todas las categorías electorales a fin de pasar de las primarias a generales. En el caso de la ansiada categoría diputados provinciales, para poder acceder al reparto D´Hont, las listas aspirantes deberían juntar unos 40 mil votos, debido a que el padrón electoral para el año que viene se calcula 2.670.000 ciudadanos habilitados para votar.

Nada del otro mundo si se tiene en cuenta por ejemplo que en el 2011 la lista “Jóvenes para la Victoria” encabezada por el santafesino Leandro Busatto bajos los auspicios del “Chivo” Rossi superó los 53 mil votos. El periodista Carlos Del Frade acarició los 60 mil votos con el Movimiento Proyecto Sur.

Siguen las sorpresas: otro animador del “show business”, el comediante rosarino radicado en Capital Federal José María “Pachu” Peña, junto al diputado bielsista de Teodelina Jorge Abello y bajo el paraguas de Daniel Scioli sería otros de los animadores de las elecciones del 2015, encabezando una lista de diputados provinciales. Peña ya promociona sus intenciones en su facebook y dicen que el 9 de Diciembre hará una caminata por la peatonal santafesina.

Hablando de artistas, el padre de Soledad Pastorutti, peronista allegado a Scioli, invitado por amigos de esta capital participó el pasado lunes 17 del acto peronista por el Día del Militante. La atención no estaba centrada en Omar Pastorutti, sino en el espíritu de su famosa hija, para que también se anime transitar por la arena política encabezando una nómina de diputados provinciales.

Para preservar el Frente

Tras dos reuniones del sector Escarapela junto al aspirante a Gobernador Mario Barletta, este jueves le tocó el turno al Movimiento de Afirmación Radical M.A.R. liderado por los diputados Mascheroni y Galdeano, quienes acordaron con la dirigencia de Unidad Progresista (no estaba Barletta en la reunión) mantener otro encuentro la semana que viene con la cúpula socialista a los fines de “discutir los entendimientos entre partidos para lograr el fortalecimiento y preservación del FPCyS” que les permita arribar al cierre de listas con un “entendimiento partidario maduro” para que el Frente siga gobernando la Provincia, deslizaron los presentes.

De todos modos, el presidente de la UCR no pierde ocasión para la chicana: "sería un orgullo compartir una fórmula con Rubén Giustiniani. Tanto el senador nacional como yo estaríamos en condición de encabezarla"; descerrajo Barletta.

El socialismo presentó en sociedad al precandidato a Gobernador Miguel Lifschitz ante sus presidentes comunales, intendentes y concejales (y mandatarios radicales invitados) en un foro llevado a cabo en esta capital, durante el cual el Ministro de Gobierno Rubén Galassi en su exposición hizo notar que el peronismo y el Pro “tienen la misma matriz política”.

Antonio Bonfatti no descartó anotarse como candidato a senador nacional allá por junio del 2015 ó, “si la necesidad tuviera cara de hereje”, estampar su firma como primer candidato a diputado provincial de Miguel Lifschitz en caso de ir a primarias contra el candidato radical Mario Barletta.

El Ministro de Gobierno Rubén Galassi hizo saber su preocupación por el narcotráfico: “este fenómeno del crimen organizado del narcotráfico no es el problema de una gestión de gobierno en particular. Lo tiene que asumir el gobierno en todos sus niveles de Estado y fundamentalmente partiendo del que tiene mayor responsabilidad, que es el nacional. Nosotros no negamos el problema, es un problema muy delicado. La presencia de Gendarmería ha traído mejores resultados, pero no se resuelve en pocos meses. Mientras la droga siga ingresando al país desde los países que la producen y usen los puertos de nuestra región para trasladarse a Europa, acá vamos a seguir teniendo esa violencia cotidiana que nos golpea todos los días".

Santa Fe representa un mojón importante en la planimetría electoral nacional. Más allá de que la voluntad del electorado difiera de una elección a otra, Scioli, Massa y Macri, junto al candidato que surja de Unen no dejan de mirar con expectativa este bastión.

De allí la necesidad de que los candidatos a Gobernador se identifiquen durante la campaña con los referentes presidenciales nacionales; estrategia que dificulta y condiciona los acuerdos que comienzan a tejerse fronteras adentro.

19 de diciembre: contrastes



Kirchnerismo

datos macro





11/23/2014

kryvzuk !!!


El ex intendente de El Soberbio Alberto “Coleco” Kryvzuk, -destituido y prófugo de la justicia ya que hay una orden de detención por malversación de fondos-, protagonizó ayer junto a su hijo Matías, una fuga con ribetes cinematográficos desde su localidad hasta cercanías de Colonia Aurora. 

Atropelló dos controles policiales, la Policía les disparó y terminó cruzando el río Uruguay hacia el Brasil en una canoa que encontró en la costa. Su hijo recibió un impacto que le provocó una herida superficial.

La Plata, 23 Nov (InfoGEI).- Todo comenzó anoche cuando la Policía de El Soberbio tomó conocimiento que “Coleco” se encontraba en su domicilio. Una ex pareja suya, de nombre Damiana, fue quien habría alertado la novedad. Mientras esperaban la orden de allanamiento para ingresar a la vivienda, llegó a la casa su hijo Matías en un Ford Focus y minutos después ambos salieron a alta velocidad del lugar en el vehículo.

Tomaron la ruta Costera 2 en dirección a Alba Posse, pero se encontraron con un primer control policial, al que embistieron. Llegando a Colonia Aurora y ante un segundo bloqueo por parte de la fuerza de seguridad, volvieron a atropellar a los uniformados. Según trascendió desde el auto abrieron fuego contra los policías, que respondieron también disparando, y uno de los proyectiles le causó una herida superficial al hijo del ex intendente.

La persecución continuó y en cercanías del paraje El Saltinho, los uniformados encontraron en la banquina de la ruta 2 al Ford Focus con Matías Kryvzuk en el lugar. Coleco ya no estaba.
Según aportaron los uniformados, corrió en la oscuridad hacia la cercana costa del río Uruguay. Allí habría encontrado una canoa de un lugareño, que utilizó para cruzar a Brasil.

La Policía detuvo al hijo del ex intendente y secuestró un revólver calibre 32. Trascendió que el vehículo tiene seis impactos de bala. El joven fue trasladado al hospital de Oberá, donde le hicieron las curaciones de la herida superficial y luego fue trasladado a la comisaría de una de las localidades del centro-este misionero, bajo los cargos de Intento de Homicidio, Resistencia a la Autoridad y Tenencia de Armas.(InfoGEI)Jd